V i S i T a S

lunes, 22 de enero de 2018

Not a second time

Un paseo en moto para mirar el mar, vagando por la ciudad hasta llegar al Mercado de Colón me pongo a hacer fotos, un pasatiempo como otro cualquiera. Un tipo se acerca y empieza a darme conversación, otro más, no sé si tengo éxito con gays o que la ciudad está llena de almas en pena. Intento ser educado, cojo la moto y paseo a 30 km/h por la calle de la Paz, como en la canción de los Top-Son. Ayer nos pasamos el día en el ranchito del tío Paco, él, por supuesto, Seguí y yo. Armados con guitarras pasamos el domingo entre colesterol, vino y charlas sobre la vida o guitarras, vamos lo de siempre, muy a gusto, con un tímido sol acariciándonos. Fuimos al Consum de Cheste a comprar embutido y bebida, freí unos huevos en una cocina portátil que me llegaba a la rodilla. La cajera que nos atendió es un encanto, no quiero volver por allí que me enamoro. El sábado ensayamos en Xirivella, me vestí con una camisa blanca bordada, punteras en el cuello de la camisa, corbatín de bolo con un águila, chaleco negro, Levi's ajustados, botines y el cinturón que usaba en los ochenta con puntera metálica en un extremo, rematado por una chaqueta larga de ante marrón, me sentía bien. Cenamos RexMex, el tío Luis y yo en el Borneo y de ahí a LEDO. Nada más llegar Reme y Nuria nos dijeron que íbamos muy guapos, hice una reverencia. Alguien encontró a su ex, reencuentro inesperado. Me presentaron a unas chicas, costaría mucho saber quien demostraba menos interés, si ellas o yo, sólo corrección. Charlé con el contrabajista de The Howlin' Mojos, no pude ir a su actuación por el ensayo córvido. Veo un par de conocidas mirando el cartel de desayuno con diamantes, les comento cosas sobre la película, ah pues no tenía ni idea.  Llevaba un rato notando que alguien me miraba y me puse a hablar con ella, en mi estilo habitual. "Voy a decirte algo... bueno, no, mejor no te lo digo". Eres un poco raro me dice... vaya, qué novedad, nadie me lo había dicho nunca. Tiene un acento extraño y le preguntó su origen, del Norte contesta, resulta que es francesa y pintora. No sé, no sé.  Llega la hora de cerrar, algunos se van al 16 Toneladas pero yo estoy a un paseo de casa y vuelvo caminando. 


lunes, 15 de enero de 2018

uN FiN De SeMaNa No PeRDiDo








Han sido cuatro días con grandes momentos y no sabía como acometer el reporte. El jueves habíamos quedado a cenar y liarla unos cuantos cuervos/cansinos, el tío Paco se retrasó. Cenamos en un sitio excelente en Calixto III, Gastromántic se llama, unas hamburguesas deliciosas y un trato digno de cliente VIP, yo le había echado el ojo hace meses y me felicitaron por la elección. Conversamos sobre música y recuerdos, conciertos y guitarras, el tío Luis, Serch, el Lagarto y yo mismo, claro. De ahí nos fuimos entre risas y alegrías etílicas a la Edad de Oro pero al llegar allí nos dicen en la puerta que la jamsession se ha suspendido. ¡Piña¡ qué lástima, con las ganas que teníamos de divertirnos... Al batería le han sacado dos muelas y está para el arrastre, un guitarra está desaparecido, el otro se ha enfadado y no va, el bajista ni se sabe... Pero alguien comenta que tiene una guitarra y un ampli en el maletero del coche y ahí sale la fiera que llevo dentro. Muchacho, saca esas cosas de tu coche y la liamos igual. Paco Moon Blues habla con Juanjo y enseguida empiezan a montar la paraeta. En cuanto está listo me pasan la guitarra, un tal Fernando coge su armónica y nos ponemos a tocar blues y temas viejunos. Canto una de las últimas canciones que he hecho, ¿Por qué te fijaste en  mí? la cosa es tan improvisada que tiene gracia. Mientras estoy cantando You're sixteen entra balanceándose el tío Paco y le llamo directamente al escenario para que la cante. Con él al micro nos hacemos temas de Los Lobos, aparece un batería por allí, Ximo,  y Reme le saca cajas de cartón, latas y un par de baquetas y ya tenemos percusión, la gente se parte. Hasta bailé y todo. Con Serch en la "batería" tocamos el Perro verde, nos estamos divirtiendo:



El viernes nos fuimos a El Loco para ver a Serch y Paco Seguí tocar con The Blisters -ambos estuvieron sublimes - el local lleno a reventar y muy buen ambiente, también andaba por allí el tío Luís, Iván, Mario y muchos conocidos. Cuando terminó el concierto nos pasamos por LEDO y había un tributo a The Rolling Stones, Beatles y Stones en una sola noche. Al día siguiente tocaban allí mismo, en LEDO, Los Dalton, grupo de Rockabilly de Vila-real y volvimos por allí. Me vestí para la ocasión, con mi imagen del tiempo de Los Cuervos, de hecho con la misma cazadora de cuero que me compré con 18 años y llevaba en aquella portada. Un momento bonito y entrañable fue cuando uno de los guitarras de Los Dalton dejó de tocar, sacó una caja con un anillo y le pidió la mano a su novia, que estaba haciendo fotos muy profesional, delante de todo el público que aplaudió a rabiar. ¡Qué bonito es el amor¡ Te guardo la cazadora, me dijo Juanjo, aquí estás en tu casa, pasas casi más tiempo tú aquí que yo, me partía de la risa. Saludando a viejos conocidos, charlando de R'n'R, viendo a parejas bailar con gracia, el tío Paco bailando con sus pasos aprendidos en Albacete con atractivas mujeres, está desatado. Bailé y todo. Me lo pasé muy bien. 
Llevabamos cuatro conciertos en tres días pero seguíamos teniendo ganas de salir y el domingo nos fuimos a la Rockin' Paella en el Rockin' Folsom de Beniparrell. Gran ambiente para ver a El Dorado Bops y al final jamsession con muchos músicos del ambiente del R'n'R que pululábamos por allí. Me apunté en la lista para tocar Be Bop A Lu La y Oh boy¡ Me dejaron una preciosa Gretsch  y toqué la primera, sin problemas, aunque no sea mi guitarra y me cueste adaptarme llevo tantos años tocándola y soy tan fan de Cliff Gallup que sin problemas. Lo gracioso sucedió después cuando subí para hacer Oh Boy¡ Quería dedicar un recuerdo a Paco Luna, que había fallecido ese día, una pena pero me dijeron, no toques, canta sólo... ¡Ostras Pedrín¡ en casi cuarenta años que llevo tocando nunca había actuado como cantante solista, sin tocar la guitarra a la vez, pero una vez arriba no te puedes rajar y así lo hice, siempre hay una primera vez, bailé, canté y me divertí, con Buddy Holly no puedo fallar. Conduje yo el coche hasta casa de RexMex y luego me subí al bus hasta Campanar, recordando esos cuatro días de diversión y R'n'R y que me quiten lo bailado. 






lunes, 8 de enero de 2018

Los Cuervos - Colgado en la estación



Los Cuervos tocando Colgado en la estación, en el Rock Café El Corb (El Cuervo) la primera canción que escribí con 17 años precisamente en la plaza de la Estación de Benicassim, muchas coincidencias para un sólo día. La noche anterior había estado tocando en el hotel Triskel, en Xàbia, con Fort Mapache, el nuevo nombre de Rocky Raccoons, y no había dormido gran cosa. Estuvo bien la actuación mapachera y nos pidieron tarjetas para tocar en algún otro establecimiento de la zona, por alguna mágica razón nos suele pasar en el Triskel, nos salen de allí nuevas oportunidades. Vinieron amigos a vernos también, ¡Santi estás muy delgado¡ y se lo pasaron bien, nos felicitaron mucha gente, incluso complacimos al público con canciones fuera del repertorio. El domingo cuando el móvil me dijo que ya era hora de levantarse no tuve más remedio que aceptar que algo tan pequeño me dijera lo que tengo que hacer y arriba. Devolví el vehículo lunar en la Pobla de Farnals, seguimos en el Tata del Tío Paco hasta Puçol, desayunamos con Charly y para Benicassim. Sólo habíamos ensayado cuatro ratos pero la progresión había sido muy positiva. Amenazaba lluvia, tocábamos al aire libre, el equipo era de la sala, una incógnita siempre manejar material ajeno, pero sacamos las tablas y el hecho de ser viejos cuervos curtidos en mil batallas. Improvisamos viejos temas, alguna canción con letra que nos sugirió el púbico, les hicimos dar palmas y cantar, conté chistes y anécdotas y la gente reía con ganas. "Cuando más frío he pasado en mi vida fue un mes de agosto en Burgos".  Gustamos mucho, hicimos una multitud de versiones, casi todas las hacíamos ya en aquellos lejanos años, más algunos temas de cosecha propia e incluso estrené una canción. La gente disfrutó mucho, la terraza llena, transeúntes deteniéndose a escuchar, bailando por las aceras, buen ambiente en todo momento, un buen bolo. Varios muchachos corrieron a saludarnos, alguno dijo  que nos buscaría actuaciones por la zona, no nos conocían, se subscribieron a mi página de Youtube. En concreto, me hizo gracia, uno nos dijo que iba a irse a la una y se quedó hasta hasta las dos y media porque se lo estaba pasando genial. Te llenan ese tipo de comentarios.  De forma espontánea y sin avisarnos se presentaron el Lagarto y su adorable mujercita y el gran Antón con su hermana y pareja, nos sentimos muy arropados por estos viejos amigos. Comimos en el restaurante de al lado, todos juntos y después de unas copillas volvimos para Valencia. Otro control en carretera y pararon a uno de los nuestros, menos mal que sólo dio 0,18, menudo susto. Para acabar el día fuimos RexMex y yo al Siete Nudos, cuervos tantos años después, con la pequeña satisfacción del trabajo bien hecho y no es nada para lo que realmente puede ser.


sábado, 6 de enero de 2018

Un mundo perfecto


Hay una película de 1993 dirigida por Clint Eastwood que se llama así, Un mundo perfecto. En ella un niño no puede celebrar Halloween por las creencias religiosas de sus padres. Cuando la vi por primera vez me hizo gracia, me recordó mi niñez. Ha vuelto de paseo por mi memoria un día como hoy, día de Reyes, porque lo recuerdo como un día triste. Todos los seis de enero bajar a la calle era deprimente, todos los nanos iban por ahí disfrutando y exhibiendo sus regalos, o una parte de ellos, y yo fruncía el ceño y maldecía mi destino. No me importaba gran cosa el resto del año pero ese día era un constante restriego de mi condición de bicho raro, como el papel de lija iba haciendo mella poco a poco en mí. Una vez abandoné la infancia ya no me importó, me hice a mí mismo regalos y no en esa fecha, por supuesto, cualquier día era bueno, ese poso sí que me quedó. He llegado hace un ratico, que diría mi madre, de ensayar en Xirivella con Los Cuervos -formato trío- y está todo dispuesto para la actuación del domingo en Benicassim. Tengo que descansar un poco porque en unas horas me voy a Xàbia a tocar, volveré tarde y mañana madrugar para el siguiente bolo, que es a la hora del vermú. En fin, Viva la República y que disfrutéis de vuestros reyes, vosotros que los tenéis. 

jueves, 4 de enero de 2018

Ensayando en Xirivella

Los Cuervos en formato trío, ensayando en Xirivella, versiones que llevamos tocando casi toda la vida, temas propios. Parece mentira tantos años después, nos producen sensaciones extrañas aquellas viejas canciones como Colgado en la estación o Pobre muchacho. Las escribí con 17 años y fueron las primeras que iba enseñando por ahí, que toqué para Paco cuando lo conocí como demostración de que tenía mis propias composiciones y fueron el primer material original del grupo. De 1981 a 2017, también hemos ensayado algún tema nuevo, es un salto muy grande en el tiempo pero está bien tener material nuevo, 35 ó 36 años después de aquel inicio. Hay pocas cosas para mí más gratificantes que tocar una nueva composición para tus compañeros de grupo, y viejos amigos además, y que te digan que les gusta y que vamos a tocarla. 

miércoles, 3 de enero de 2018

Hombre de poca fe


Después de 10 días en la fe casi me hago creyente, estaba de hospital ya un poco más que harto. Hoy toda la mañana esperando el alta, hasta las tres y pico de la tarde. Por fin fuera de allí, qué ganas, ¡Señor¡ Esto es empezar el año con ganas y lo demás son tonterías. La jefa está mucho mejor, torbellino como siempre. El otro día contando anécdotas del pasado un amiguete me decía que tenia que escribirlas en un libro. Ya lo hago en mi blog, le contesté yo, y ya he fracasado en bastantes campos como para buscar el fracaso en cosas nuevas. Ahí está, o mejor dicho aquí está, por si alguien le gusta leer estas historias. En esta antología del disparate que es mi blog cabe casi de todo. En el hospital he repasado entradas antiguas, tenía wifi, y también es una especie de diario en clave, me sirve para recordar momentos concretos situándolos en el tiempo y eso me va bien. También es cierto que muchas de las cosas realmente suculentas, graciosas o deplorables, no aparecen aquí, por ser demasiado íntimas o por lo que sea pero siempre hay alguna referencia aunque no parezca existir conexión real. Empecé medio en broma, como aceptando el desafío de una moda, y sigo ahí, volcando palabrejas y pensamientos tontos durante un buen puñado de años ya. Seguiré si puedo, como en todo en la vida. 

martes, 2 de enero de 2018

¡¡¡2018, ahí vamos¡¡¡

El día 30 libraba del hospital, así que fui a despedir el año con viejos amigos. El 31 a tocar en Denia para despedir al 2017 y recibir al nuevo año. El día uno entero en la Fe. Tres días completamente diferentes, uno detrás del otro. Ya está aquí el 2018, me mira como de soslayo, como pensando qué hará conmigo...  Las horas pasan lentas en el hospital, mi cerebro se divierte con sus cosas. La actuación fue mapache total, al acabar el jefe nos dijo que por él estábamos contratados para la siguiente nochevieja, el local lleno y el público se divirtió de lo lindo. El día de reyes otra actuación en Triskel, al día siguiente en Benicassim con Los Cuervos en formato trío, precisamente en un rock café denominado El Corb, no se puede pedir más para un concierto vermut. Hay que prepararlo, "entrenar" que dice la gente. Nuevas aventuras de unos cuervos que vuelven a volar.  El domingo me pesé y ya he llegado a 81 kg. Me voy a tener que comprar ropa...

viernes, 29 de diciembre de 2017

28/12/17

28/12/17 Hace hoy dos años fue el último día que trabajé en la prensa, mientras mi madre dormita en una habitación del hospital miro hacia el este y veo las grúas del puerto de Valencia en el horizonte, dos años ya de aquello. El gran ventanal no tiene los cristales del todo limpios, por fuera más que nada, y le da un aspecto extraño a las vistas, parece un filtro de fotografía. En esos momentos no sabía qué iba a pasar pero ahí sigo, se ha capeado como se ha podido. Cuatro años atrás estaba en Tavernes viendo actuar a un amiguete del trabajo. mirando un dedo que señalaba a Venus. Este 2017 se acaba como una vela, han sido unas navidades tristes, seguiremos en el hospital hasta la próxima semana, con tiempo para pensar. Por fortuna toco el 31 en Denia, una manera de estar ocupado, de quitarme esa fecha del calendario, volveré al hospital, a seguir trabajando en mis canciones,con libreta y sin guitarra,  una terapia que no está al alcance de todo el mundo.  Cuando apalabré la venta de mi furgoneta la tuve aparcada enfrente del portal, durante días no la moví, cuando se la llevaron ese mismo espacio fue ocupado por dos contenedores. Fue como si quisiera decir algo, ese sitio quedó ahí sin que otro coche lo ocupara, hasta un nuevo cambio. En esos últimos instantes, mientras abría la puerta del patio, miré como se iba y me dio un sentimiento extraño, deseaba durante meses perderla de vista y al mismo tiempo me daba pena, fue como si en ese vehículo se marchara un poco de mi vida. Con esa Mercedes había vivido muchas cosas, desde que la compré en 2008, días duros de trabajo, actuaciones, viajes, alegrías, tristezas, disgustos, favores, errores, de todo. Me acordé del dinero, el dios de este mundo, era a cambio de algo, quizás lo necesitaba más y aquella furgo solo iba a traerme problemas ya. Todo me parece siempre que tiene dobles lecturas.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Control


25 de diciembre, alrededor de la medianoche, bajo con el vehículo lunar por el puente de Peris y Valero, dirección calle San Vicente, tras pasar el cambio de rasante veo ante mí un control policial de amplio despliegue. ¿Me pararán? Pregunta tonta, en cuanto me ven lo hacen. Dos policías rodean el Toyota, uno me pide la documentación, del carro y mía, mientras el otro escuadriña todo con su potente linterna. Me pregunta que llevo, les enseño también el maletero y espero la comprobación. Sentado en el coche pienso en el día. Vengo de tocar en Xàbia, junto al mar, en la calle, un lugar idílico en una noche ventosa del principio del invierno. No he hecho ni una foto, he tocado todo lo bien que he podido por el frío y ni siquiera me he quitado la cazadora de borreguillo. Mi corazón chilla como un loco una vez más pero está tan encerrado que apenas puedo escucharlo. Al acabar el concierto callejero veo mensajes en el móvil, mi madre está ingresada otra vez. Sin cenar vuelvo a casa por calles conocidas, el tiempo pasa despacio. Las canciones me van dejando frases que me hacen sonreír: "Es inopinable su inmenso amor al arte, ya va siendo hora de que se lleve su parte", "Many people don't understand. no,no,no, they think loving is money in the hand", "Maybe down in lonesome town, I can learn to forget". Oliva parece la ciudad de la soledad, Favara el lugar donde parar. Cerca de Silla, en una curva me sorprende el aviso de un guardia civil para que cambie de carril, hay un vehículo detenido en el arcén, iba absorto en mis pensamientos, en las letras de las canciones y no me lo esperaba pero bien, para algo soy un conductor prudente y experimentado. El policía regresa, puede seguir su camino señor, ahora le doy la salida. Casi me veía ya sacando la guitarra y demostrando que era guitarrista y el equipo era mío. Subo a la casa vacía cargado con todo el equipo, mañana me pasaré todo el día en el hospital, me llevaré una libreta para trabajar en las cinco canciones que estoy haciendo, hablaré con mi madre, de sus recuerdos familiares, de su juventud, de sus ansias por aprender, rodeada de niños y trabajo. 

domingo, 24 de diciembre de 2017

Be bop a Lula.



Concierto de navidad en el Port de Xàbia, el lunes 25 de diciembre a las 19:00 horas, en la plaza de la comare Maruja Varó. Me parece que es donde está el famoso bar El Clavo, habrá que abrigarse un poco y saltar al viejo ritmo del R'n'R primigenio. Aunque anunciados como Rocky Raccoons ya somos oficialmente Fort Mapache pero igual da. Tenemos un par de fechas más a la vista, el 31 despedimos este convulso año en Denia, en el Bistro Arena y el día de reyes, 6 de enero, en Triskel. 

sábado, 23 de diciembre de 2017

¡Vuelven Los Cuervos¡

Treinta años atrás, en 1987, Los Cuervos acabábamos de grabar en los estudios Tabalet de Alboraia. Las canciones están volviendo a mi memoria, espectros del pasado resucitados, tengo que escucharme a mí mismo, volver a sacar los solos, repasar las letras y acordes, buscar las armonías vocales. El próximo cinco de mayo Los Cuervos tenemos una fecha en la Edad de Oro, para volver a tocar en directo todos aquellas temas que componía de joven en mi habitación, sentado en la cama y con una libreta enfrente en una silla. Tengo que buscar aquella libreta, a saber por donde anda...  Algunas me sorprenden, me extraña que escribiera esas cosas tan joven, algunas parece que debería haberlas escrito la semana pasada pero ahí están. Me he propuesto escribir sobre aquellas canciones, explicar las letras, hablar sobre su creación, las fechas, los arreglos cambiantes o permanentes,  en este blog que no lee nadie y tiene casi 50.000 visitas. A medida que las vaya rescatando del olvido puedo ir aquí rememorando, quizás me ayude también a comprenderme a mí mismo, si eso es posible. De paso dejaré de machacar con mis recuerdos de otras vidas, mis correrías quemando la ciudad con los viejos amigos,  las profecías encriptadas en sobres de azúcar, las discusiones entre mi mente y mi corazón, mis paseos desgastando zapatillas, mis vueltas en moto, mis viajes a la marina alta o mis jamsessions. Aunque, vamos, algo tendré que poner también, no canten victoria, bandidos.  Iré aportando datos sobre ensayos, la formación, como éste... Me duele un poco tener que decir que el Sr. Marí no quiso enfrascarse en esta actuación que parece prometer mucho y no promete nada, sus motivos tendrá -sé que los tiene-  pero eso no quita para que nos hubiera gustado que estuviera allí, tantos años después, los cuatro muchachos que éramos cuervos juntos otra vez haciendo música, nuestra música además. No versiones de clásicos, no repetir mejor o peor lo que hicieron otros, sino algo que era nuestro. Su lugar será ocupado, dentro de la tristeza esto aporta alegría, (no podía haber un sustituto mejor) nada menos que por nuestro entrañable amigo Sergio Villanueva que será bajo y voz en Los Cuervos, tras haber sido guitarra rítmica y voz en la que hicimos en el año 2012.  Pues ésa será la nueva, y vieja a la vez, formación de la banda: RexMex, también conocido como el tío Paco y el Mero-mero, guitarra rítmica y voz solista, Charly Batero, famoso en el mundo entero, a los tambores y gritos, Serch Villanueva, el orgullo de Teruel, bajo y voz y un modesto servidor de todos ustedes, Cuchillo o el tío Santi, guitarra solista, voz solista y autor de las canciones. De una cosa estoy más que convencido, si ello es posible, nos vamos a divertir de una forma descomunal. 


Jam Sessions by Black Note Club | 22/11/2017





Fue el 22 de noviembre, como relaté en un post anterior, salimos RexMex, Serch y yo más o menos a la hora y cuarto del concierto, media hora más tarde salimos Serch y yo. No está del todo mal para no ensayar juntos jamás e ir perjudicados por el alcohol, mucho entusiasmo y no demasiada inspiración pero felices de tocar juntos, hay buenos compases, cuando empasta la amistad, la felicidad de compartir momentos y el amor a la música. El batería hace un esfuerzo muy loable y sale bien parado, captaba rápido las indicaciones, porque no conocía los temas. No sabía que esto estaba colgado, lo he visto hoy, disculpo los fallos y me quedo con lo bueno. Fue un día complicado para mí pero sobreviví y acabó siendo entrañable. 

viernes, 22 de diciembre de 2017

Passejant per Ciutat Vella











Passejant per la meua ciutat, casi sense direcció, com si algú tinguera les cordes de la titella, han canviat moltes coses, n'hi han moltes turistes, cada vegada es sembla mès a un parc temàtic, enclavat en ciutat vella, amb les velles finques que recorde desde jove però. A voltes em esgota tant record, quan mès llunya casi pitjor, mai la vida ha sigut tan fàcil i tant complicada. El meu cor vol eixir, calla maleit, estás fotut i la presó es el teu hospital, quan estigues bè ja parlarem. Agafe el móvil i faig algunes fotos, aixina sembla que el paseig té algún sentit, sòc un turista vingut del passat a vore la ciutat de la seua joventud. Veig un cartell, es lloga un baix, un antic cinema, ahí vaig vore moltes películes, fa dos o tres vides, el germans Marx, Vértigo de Hitchcock, westerns decadents... Tinc aspecte de policía? La gent em demana informació, molts em miren, com sempre semble vingut d'un altre mon, pense en les cançons que estic fent, camine lentament, baix de les torres de Quart un home dorm, embolicat en una vella manta. De sopar poquet, molt de sabata i res de pa, el meu secret. La meua tia Encarna em diu que ja estic massa prim però encara vull perdre uns kilos, la meua jaqueta de cuir que em vaig comprar amb 18 anys es la meua meta, quan estiga bè dins d'ella... 

Otra jam, otro jueves.






Espero al tío Paco en Campanar, se escucha claramente, no hace falta fijar tu atención, una conversación en una cocina. Son las once de la noche y no hay tráfico, dos mujeres hablan y parece que me hablan a mí, cuenta cosas que me pasan ahora mismo. Los dioses escriben extrañas escenas en mi vida, ¿acaso no tienen otra cosa que hacer? Subo al Tata y nos vamos a la Edad de Oro, ya no lo pongo en duda, RexMex encuentra sitio y muy cerca del local. Allí nos encontramos con Kike de Jukebox, ¡ostras Pedrín¡, dicen, esta noche aquí va a haber rock'n'roll. No está mal la entrada, hay hasta jóvenes, charla, cervezas, Kike me pregunta qué podemos hacer. No hay problema, le respondo, cualquier clásico.  Nos llaman y subimos para hacer algunos temas dorados de los cincuenta, suena bien, no siempre me aclaro para tocar con guitarras ajenas, pero me he puesto el chip de baja un poco el nivel y lo harás perfecto, no te compliques y funciona. Saludamos a amigos y conocidos, bebemos cerveza, aplaudimos, bailamos, una chica canta blues, la banda está caliente. Animo al tío Paco para subir a hacer con él algún tema más, ya estamos arriba atacando un par de temas de Hank Williams y Johnny Cash, el country rompe un poco con los estilos anteriores, nos divertimos. Paco baila con una chica un tema de Frank Sinatra con su hija Nancy.  Ya son más de las tres cuando salgo para casa, mi aplicación de caminante solitario me dice que he andado 13.000 pasos, es una chorrada pero me hace gracia. Es un pequeño lujo vivir cerca de allí y regresar a casa paseando, lo hago a grandes zancadas, con algo del ritmo del escenario, me he divertido pese a todo. 

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Detective


Dicen que un resfriado dura una semana con medicación y sin tomar nada unos siete días, yo he optado por la segunda opción. Le he cogido un gran cariño a la báscula de mi madre y no quiero pesarme en ninguna otra, según ella ya peso 82. Sospecho que no debe ser demasiado fiel a la verdad, con lo cual cuadra a la perfección en este mundo y a mí, por una vez, me viene bien. Como suelo decir citando a Mika Waltari: "La mentira es más bella que la verdad cuando eres solitario y la primavera de tu vida ya ha pasado".  Anoche caminaba casi sin rumbo por las calles de Valencia, con un amigo desaparecido en combate y yo ordenando pensamientos, clasificando escenas, olvidando tardes, archivando noches, buscando frases para alguna canción, y me acordé de mi padre. Es raro el día que no piense un poco en él, recordándolo sigue vivo. No era, desde luego, muy dado a los halagos, más que nada por la forma que lo educaron y porque entendía que la vida ya era dura de por sí, el caso es que le costaba.  Pero alguna vez se ve que no pudo resistirse a hacerme alguno, para mi sorpresa. Durante los años que venía conmigo como "ayudante en jefe" con la furgoneta, donde nos alternábamos en los papeles de conductor-porteador y contador-preparador de la prensa, de vez en cuando había algún fallo, no cuadraba el asunto. El hombre se encontraba de repente perdido sin encontrar explicación.  Yo ponía en marcha mi memoria, analizaba el fallo, repasaba los detalles, pensaba en las cientos de acciones condenadas a un pronto olvido y decía: creo que ha sido esto. Aunque las variables eran muchas siempre había algo que llamaba mi atención, la clave del problema. Volvíamos al kiosko, casi siempre cerrado, abría la taquilla, repasaba el paquete y ahí estaba el fallo, su cara de sorpresa no tenía precio. Le daba la explicación de como había rastreado el error hasta encontrarlo y él me decía; ¡pareces un detective¡


domingo, 17 de diciembre de 2017

Nuevo resfriado del motorista solitario

     Javi Gafotas me mandó un mensaje, pásate por Benimaclet y te presento al encargado de un garito que hace conciertos muy interesantes. Allí nos plantamos RexMex y yo, casi no podemos entrar, 90 de aforo y casi todo ya vendido, parece que el ambiente va cambiando en Valencia. El concierto, piano y voz, con ayuda electrónica, rendía homenaje a la obra de Franco Battiato, buen nivel, más que digno y hecho con emoción, El local es acogedor, una antigua casa de planta baja típica valenciana, lástima de tanta columna, buenos precios y gran ambiente. Charlamos con el cantante de La Gran Esperanza Blanca, saludamos a Bustamente, me corté como casi siempre, le hubiera hablado de cuando siendo joven lo veía tocar con Remigi Palmero y Ticó Balanzá y como mi corazón se alegró de una forma inusual cuando escuché una canción suya en la radio, estando en Burgos, durante mi servicio militar, fue como visitar Valencia por tres minutos. Hablamos con el muchacho encargado, muy bien, muy correcto, quedo en mandarle material, quiere temas propios, sin problemas, si de algo tengo de sobra es canciones. Me encantará poder tocar allí, si es posible, no se puede gustar a todo el mundo. El viaje de ida y vuelta en moto, gastando pañuelos como un descosido, produciendo mucosidad como si fuera mi razón de existir, así que llegué sobre las diez y media y ya no salí, no quiero callejear en esas condiciones. Por cierto que el viernes me comí medio curasán o llámale croissant, no lo hubiera hecho pero me obligaron.